Qué visitar en Cuba: Una felicidad de altura | Eyeife Festival
1191
post-template-default,single,single-post,postid-1191,single-format-standard,eltd-cpt-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,moose-ver-2.1,vertical_menu_enabled, vertical_menu_left, vertical_menu_width_290, vertical_menu_with_floating,smooth_scroll,side_menu_slide_with_content,width_370,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

El ascenso al Pico Turquino

No es un camino fácil. Nunca conquistar una cima lo ha sido. Menos conquistar el punto más elevado de la geografía cubana. Llegar al Pico Turquino, en el oriente de la isla, además de una aventura, es un trayecto que te hace acercarte más a esta tierra, cuando en verdad, según las leyes de la ciencia, comienzas a despegarte. Y te preguntarás por qué desde Eyeife, el mayor evento de música electrónica de Cuba, te recomendamos semejante circuito… Tiene que ver sobre todo con las raíces. Disfrutar la plenitud de un festival inclusivo como lo es este, conlleva como mínimo el conocimiento de causa de su tierra. Tiene que ver además con el espíritu aventurero que deja sentirte en lo más alto de un país, cual tarima en medio del escenario, lo que esta vez más silenciosa. Tiene que ver, indiscutiblemente, con la esencia de un lugar donde todo se mezcla para bien. Descubre uno de los lugares imprescindibles que visitar en Cuba.

Lugares de interés en Cuba: ascenso Turquino

“Subir loma hermana hombres” -escuché decir muchas veces- y debe ser verdad el epitafio. Es imposible, ni con la voluntad más férrea, llegar a la cúspide firme del Pico Real del Turquino, sin una mano amiga y una risa de aliento. No es tarea de titanes, aunque lleva un esfuerzo físico atroz, es tarea de los que quieren conocer la historia de la Cuba de hoy, y han preferido comenzar de arriba hacia abajo.

La magia del Parque Nacional Sierra Maestra

Este sitio, ubicado en las cordilleras de la Sierra Maestra, es un Parque Nacional que se encuentra entre los límites de Granma y Santiago de Cuba, y que no logras definir donde se unen estas provincias porque no piensas en eso. El paisaje, cosa de otro mundo, te saca de las preocupaciones cotidianas para llevarte a un espacio donde solo lo imprescindible pesa en los hombros. Agua, chocolate, unos frutos secos, algún energizante… cosas así. Una verdadera reserva natural, con la vegetación más asombrosa que se pueda imaginar ya adelanta lo que serán 10 kilómetros de caminata hasta la cumbre, y una experiencia inolvidable. Siempre los guías aconsejan la escalada en dos días, y se agradece. No por el cansancio, sino por el disfrute pleno de poder tocar literalmente las nubes que te mojan en el trayecto, y encontrar manantiales, en pleno agosto del verano cubano, increíblemente fríos. Fríos, como que salieran de una nevera.

Qué visitar en Cuba estación Las cuevas de Turquino

La inmensidad de la Sierra al amanecer sobrecoge al más conocedor, al más experimentado. Y aunque no sea uno de los lugares “turísticos” de Cuba por excelencia cuando se habla de la mayor de las Antillas, quien se aventura, siempre jura regresar. No tiene que ver con playas de ensueño y arenas blancas, con coches antiguos desandando las calles ni con ciudades coloniales. Conquistar la elevación más alta de un país que se forjó como verdadera nación en estos lares, tiene otro sabor.

Qué visitar en Cuba: mirador Turquino

No es un sitio para el lujo, ni para el poderío. Es el lugar, donde se funde la hermandad, porque solo el apoyo en hombro ajeno te hará llegar. Donde el calor de un abrazo reconforta, donde el verde que estalla tras la lluvia intermitente del trayecto, te saca los dolores del alma. No existe la electricidad, ni las señales satelitales, ni los ruidos habituales de la modernidad. Tampoco hacen falta.

Un trillo hecho por los pies en tránsito durante más de 50 años te lleva sin pérdida. Y ya casi cerquita, cuando comienza a respirarse más denso, puedes percibir una altura que se la siente el cuerpo. No es que estés más cerca del sol, es que estás más lejos de las miserias humanas. Eso también es el Pico Real del Turquino. Una bocanada de país más libre.

Un tesoro que visitar en Cuba

Cosas que ver en Cuba: Pico Turquino

Pones pie en cumbre, ahí está el mayor tesoro de Cuba. Un tesoro abstracto que muchos descubren solo luego del sudor. “Escasos como los montes, son los hombres que saben mirar desde ellos, y sienten con entrañas de nación, o de humanidad.” Así reza una placa de bronce que acompaña el rostro de un grande de la nación. Un busto de José Martí de unas 163 libras corona un pedestal construido con piedras del propio camino. Dos metros más arriba del suelo está el maestro en bronce construido por manos de mujer y colocado en el año de su Centenario.

No ves nada que no sean nubes a unos 1974 metros de altura, tampoco es que quieras ver nada más. Es la inminente necesidad de la conquista lo que te llena el instante. Es saber que un pedazo imperdible de Cuba también te pertenece un poco, por mérito y no por anexión. Es la certeza de un viaje al seguro con destino a las entrañas de una tierra que no por difícil, es menos hermosa.